Entrevista al periódico "El comercio"

| Comment

El 3 de enero de 2006 el periódico “El Comerico” publicó una entrevista en su versión impresa y digital. Aquí pongo un enlace a la versión digital.

 

inicioEL COMERCIO DIGITAL | SOCIEDAD Y CULTURA - El Sol en sus manos (20091106)

##El Sol en sus manos## Un asturiano de 24 años, único español que investiga el Sistema Solar en el prestigioso instituto alemán Max Planck

L. A. R./GIJÓN

Podría decirse que tiene dos récords: es el único español que investiga el Sistema Solar en el instituto Max Planck y además allí es el más joven, pero, en realidad, aspira a obtener otro mucho más importante: «Quiero entender las estructuras del Sol». Es la contundente respuesta de Bruno Sánchez-Andrade Nuño, un astrofísico asturiano de 24 años empeñado en resolver muchas dudas, allí incluso donde «otros han establecido modelos que se basan en suposiciones muy rebuscadas», dice.

Bruno Sánchez-Andrade investiga la cromosfera, una región solar situada entre su superficie y su atmósfera. «Puede parecer algo muy lejano y con pocas posibilidades prácticas, pero en realidad no lo es. Conocer el Sol es conocer nuestra principal fuente de vida».

Cuenta este doctorando que desde niño sentía fascinación por los astros y que algún día no muy lejano se ve trabajando para la NASA o la Agencia Espacial Europea, una entidad con la que el Max Planck colabora habitualmente. «El doctorado dura tres años. Aún no sé que haré cuando termine porque todo depende de los resultados que obtenga, pero creo que seguiré investigando». Eso sí, sin descuidar otra faceta que también le atrae, la de la divulgación científica. «Es una lástima que no haya más información cercana al gran público porque en realidad los investigadores tratamos con asuntos que atañen a todos. El Sol, por ejemplo, puede ser generador de cánceres, o un teléfono móvil… Todo eso se dice, así aleatoriamente, pero nadie lo explica y la gente se lo cree», lamenta.

Acceso difícil

Llegar a ingresar en uno de los prestigiosos departamentos del Instituto Max Planck no fue tarea fácil: «Yo comencé mis estudios de Física en Oviedo y adquirí muy buena formación, pero después me fui a La Laguna a estudiar Astrofísica, que es una de las mejores universidades en esa materia. Ese reconocimiento y las cartas de recomendación de mis profesores, en su mayoría científicos del Instituto de Astrofísica Canarias, me ayudaron». En realidad, también le abrió las puertas su impecable expediente académico y un tesón a prueba de bomba.

Bruno, que se encuentra de vacaciones en su tierra natal, regresará pronto a Göttingen, la ciudad que le acoge para culminar sus estudios y donde se codea con estudiantes de todo el mundo. «El inglés es el idioma común y es la lengua que todos manejamos, pero por afinidad suelo contactar con argentinos, chilenos…». Respecto a la cuantía de las becas, se muestra satisfecho: «De momento vivo con independencia de mis padres», asegura.

Algo distinto es la inversión en investigación: «Me gustaría que fuera importante porque muchas cosas que hoy pertenecen a la vida cotidiana como las cocinas de inducción, un móvil o cualquier otro instrumento tecnológico surgen de investigaciones científicas previas. Es una inversión a largo plazo».

comments powered by Disqus