martes, septiembre 16, 2008

Bruno astronauta

Esta otra de esas historias que no pude comentar hasta ahora. Firmé un acuerdo de confidencialidad. No pude decir nada al público ni hablar de los detalles del proceso. Ahora que estoy fuera, si puedo. Aún así tampoco diré detalles de lo que pasó. Tal y como me dijo otro candidato a astronauta: "fue bonito mientras duró".

Quién no a querido ser astronauta de pequeño? Obviamente yo también. Y de hecho, al leer que la ESA ofertaba 4 plazas de astronauta, yo también solicité.
Para ello había que pasar una primera criba médica igual a la de piloto privado.
La pasé. Tengo el certificado médico para poder ser piloto privado, válido hasta 2011, creo.

Y conmigo 10.000 europeos también lo solicitaron.

De esos 8413 fueron solicitudes válidas y consideradas para el proceso. Yo estuve entre ellos, los 8413 posibles astronautas.

De esos habrían de seleccionar 923 mejores candidatos para hacer las pruebas psicotécnicas en Hamburgo. Yo estuve entre ellos, los 923 candidatos de esa fase.En la página web se pueden descargar algunos de los test tipo que hicimos. No daré detalles por cortesía a la ESA, pero sí decir que pagaron todos los gastos de traslado, hotel, comidas, ... y en todos los casos de extrema calidad. Las pruebas en sí, aunque sólo fueron un día, fueron realmente agotadoras y duraron unas 11 horas. Incluían los test prueba y otros muchos más, que involucran conocimientos técnicos, preguntas psicológicas y habilidad para realizar muchas tareas al mismo tiempo bajo presión. Ese recuerdo lo guardaré con mucho cariño.

De esos, seleccionan ahora 200 para más pruebas, y de ésos 10 para pruebas médicas hipercompletas, de los cuales 4 obtienen la plaza. Desafortunadamente, yo no estoy entre los 2oo de la siguiente fase. He escuchado decir que incluyen un análisis del genoma para estudiar la predisposición a ciertas enfermedades. No sé si es cierto, pero teniendo en cuenta mi parcial estimación del gasto de selección y formación, no me extraña.

Aquí se termina mi sueño de ser astronauta, pero al menos lo intenté. Sabia que era imposible, pero sólo ahora sé que estaba a un paso más cerca, en concreto sé que estoy entre los 976 mejores candidatos para astronauta de Europa, que no es poco.
Y también sé que esos 4 afortunados son unas auténticas máquinas. Ser los mejores en todas las pruebas no sólo depende de la motivación, formación y capacidad, sino también de tu fortuna en los genes (Gattaca?). Mis mayores respetos para ellos.

Ah, que ganas tenía de contarlo!

1 comentario:

Javier dijo...

Pero que grande eres Dr. Bruno!!! Quiero aquella radiografía donde se te veía el cerebro!!!! Un abrazo, hoy desde Málaga... Javiero