Ante una realidad de divisiones, de polarizaciones, extremismos y nacionalismos miopes, VOLT Europa nace queriendo una Europa más unida, más cercana, representativa y representada de su ciudadanía. VOLT Europa, de hecho, se crea como respuesta pro-Europea al referendum anti-Europeo del Brexit, en 2016.

Por esas fechas, exactamente el 16 de junio de 2016, estaba en una teleconferencia sobre estrategias de los Objetivo de Desarrollo Sostenible (SDGs). Desde mi oficina del Banco Mundial, conectado con gente de Senegal, España, Brasil, Reino Unido, … Un grupo muy diverso que ha creado anuncios como éste “No point Going Half Way” e informes llenos de datos, retos y buenas prácticas. Un mensaje positivo, de aceptación, de diversidad, de estar unidos en progreso frente a la adversidad. El nuevo fantasma divisorio del Brexit ya sonaba, pero como algo lejano, marginal. De repente entra en la llamada una compañera que no había podido unirse, muy nerviosa, preguntando si estaba Brendan Cox, otra persona del grupo, y amigo. Ese momento congeló el reloj y marcó una larga sombra que marcaría la historia de Europa. La mujer de Brendan, Jo, recién electa al Parlamento británico, acababa de ser apuñalada y lo estaban buscando para avisarle. El resto de la historia es conocida. Un individuo, radicalizado por los extremismos nacionalistas, la había apuñalado gritando “Britain First”. Jo, que se metió en política defendiendo una Europa unida y diversa, murió minutos después defendiendo con su cuerpo a su compañera.

Es una triste historia que Brendan cuenta en un desgarrador pero importante libro. Importante porque Jo vivió defendiendo los valores de que “tenemos más en común de lo que nos separa”. Su pasión era iluminar juntos, con nuestra diversidad constructiva, un futuro común ante las sombras del extremismo que nos quieren dividir usando el miedo. Ella tomó ese difícil camino de ser parte activa y activista de la solución. Su legado es un importante compás político. En los duros días y semanas siguientes; en las muestras masivas de apoyo público, en largas conversaciones con amigos y extraños, en viajes para intentar entender mejor, en el dolor de ver esos ataques repetirse. En todos esos momentos, se cimentaron mis convicciones de ayudar a construir ese futuro, esa Europa unida.

Hoy, ahora, pido vuestra confianza y voto para dar este importante paso adelante. Me he presentado a las primarias el martes 2 de Abril para cabeza de lista de las elecciones europeas por VOLT Europa y continuar este camino de crear impacto social positivo. Como muchos en el partido quizás no me conozcan he escrito esta página para contaros por qué, por qué VOLT Europa, y por qué ahora.

Europa y la Ciencia

No es mi primer paso en esta senda de impacto social, que empezó mucho antes. Empezó en una pequeña aldea asturiana donde crecí amando la Astronomía. Quizá a alguno le parezca lejos unir a las estrellas con Impacto Social. Y largo de hecho fue el viaje. Desde una Asturias rural, de padre músico y madre administrativa de hospital. De colegios públicos que me formaron, y sanidad pública que me salvó la vida de bebé. Desde ahí, ese camino me llevó, en muchos años y con mucho esfuerzo después, a trabajar con cohetes de la NASA, me llevó a startups de San Francisco, a campos de refugiados en Kenia o a vivir en Bután. Mi forma de intentar entender la maravillosa complejidad del mundo que vivimos, y querer mejorarlo, es la Ciencia, lo sigue siendo.

Entro en política como científico. Como científico convencido de la importancia de la ciencia, cada vez más, en crear una sociedad mejor. Empecé con astrofísica, en la universidad en Oviedo y Tenerife, con un Doctorado en Alemania en el Max Planck y postdoc en Washington DC. Ser investigador y divulgador fue muy gratificante, y ahí descubrí que la Ciencia es mucho más que investigar. Que mis habilidades matemáticas de plasma solar servían para ayudar en una ONG de cambio climático, como becado de la Academia de Ciencias de EEUU o como revisor del IPCC. Que también servían en una startup de software abierto, Mapbox. Crecimos la empresa desde menos de 10 personas en un garaje (literalmente) a más de 100 personas en 4 países en 2 años. De ahí salté a ver cómo la Ciencia y la Innovación podían ayudar al desarrollo en el Banco Mundial, en el equipo de Innovación y la oficina del entonces Presidente. También estoy como experto técnico en el Foro Económico Mundial, y en el consejo asesor de una ONG por la capacitación digital de niñas y mujeres (IamtheCODE). Aprendí mucho desde esos trabajos, con modelos informáticos, datos, y muchos eventos, talleres y viajes que tanto enseñan. Luego quise aprender impacto social desde abajo, desde el campo, literalmente, y me fui a vivir a Bután ayudando con ciencia de datos a una empresa agro-social. Tras 9 años fuera de Europa, volví, con muchísima puntería, el 1 de octubre de 2017 a Barcelona, para abrir la oficina europea de la empresa de satélites espaciales a la que me uní liderando Impacto Social.

En Kenia el pasado verano volví a vivir otra experiencia que afianzó aún más esta idea de trabajar por un futuro mejor, por una Europa más unida, más fuerte. Estaba en el campo de refugiados de Kakuma, que tiene más de 180.000 personas sin identidad, sin futuro, algunos llevan allí toda su vida, más de 20 años. Cuento el proyecto que estamos haciendo en este artículo de El Pais. Orgullo es saber que España, a través de ACNUR, es uno de los mayores donantes. Orgullo es ver la bandera de Europa en el pequeño hospital, en los programas educativos básicos. Lo que me rompió un poco fue cuando un chico, claramente con desarrollo atrofiado por falta de comida adecuada durante su vida, se acerca a darme las gracias. Confundido le pregunto por qué, y él me señala la bandera de Europa y me explica que sabe que Europa le está ayudando. Confundido porque por una parte es un orgullo ver que Europa reconoce la necesidad de ayudar en la crisis de refugiados en los países de origen. Ayudarles a que tengan un mínimo de dignidad, de vida. Por otra parte, me frustraba pensar lo mucho que algunos luchan por quitarle esa comida que le da vida. Como si negar que 180.000 personas, sólo en ese campo de refugiados, desaparecen si no se les ayuda, que desaparecerán y no acabarán muriendo intentando cruzar en un trozo de madera el mediterráneo. No sabría cómo decirle que quizás en el futuro no tenga esa ayuda. Es vital que creemos una Europa fuerte, que sepa atraer talento donde esté, que sepa integrar a los que lo necesitan, y ayudar en los posible al resto, estén donde estén.

Me gusta viajar para aprender de otros lugares, otras culturas, otra forma de hacer las cosas. Soy consciente del impacto ambiental que tiene, por eso estoy subscrito a un servicio que cancela con creces estas emisiones de CO2. Soy muy minimalista, todas mis pertenencias entran en un equipaje de mano. Algo útil cuando has sido nómada digital durante más de 2 años.

Asturiano, Español y Europeo activo

Debo mucho a Asturias y España. Gracias a nuestro sistema educativo, pude obtener muy buena formación en la Universidad pública. Eso me abrió las puertas del mundo, como he explicado más arriba. Tuve el honor de ser nombrado “Asturiano del mes” en Julio de 2017 y Socio de Honor del mismo año en la organización “Compromiso Asturias XXI”. Que mis propios paisanos me reconocieran con ambos nombramientos, es un honor y orgullo, como todos podréis comprender. He conocido mucho Asturias y he intentado ayudar en lo posible, por ejemplo con más de 400 horas de servicio voluntario en Protección Civil de Gijón, en apoyo a Bomberos, Policía y emergencias médicas.

Viviendo en Washington DC me presenté como candidato al Consejo de Residentes Extranjeros del Consulado, y salimos elegidos. En total pude representar a los Españoles de la región durante más de 6 años. En esa época, junto con otros científicos, fundamos ECUSA, una ONG para aunar y representar a todos los científicos españoles en USA, hoy con más de 1000 miembros.

Conocí Europa en primera persona de la mano de AEGEE, una sociedad estudiantil europea con más de 13.000 socios. De hecho, AEGEE fue instrumental en 1987 en la creación del programa ERASMUS. Estuve muy activo en AEGEE en la universidad. 5 años como secretario, tesorero, y organizador de reuniones, talleres y viajes en Estonia, Finlandia, Eslovenia, Grecia, Italia, o Polonia, por mencionar algunos. Curiosamente también conocí mucho mejor España en los eventos que organizamos en Valencia, Castellón, Alicante, Barcelona, Zaragoza, Madrid, León o Asturias.

Hasta ahora he podido aportar con mi trabajo. En este nuevo mundo político, necesito vuestro apoyo, vuestro voto. Me uno armado de ilusión, de mis experiencias, de mis habilidades y formación, pero sobre todo me uno sabiendo que esta etapa va sobre ir acompañado. El objetivo está claro: conseguir hacer realidad la declaración de VOLT Europa de Amsterdam: Una lista de aspiraciones concretas, nacida colaborativamente a nivel europeo, que queremos empoderar con nuestros votos españoles, y unirla a sus homólogas empoderadas en otros países. Al ser el mismo acuerdo, confluyen naturalmente en el Parlamento europeo multiplicando la fuerza de cada país que lo apoya.

Por qué VOLT Europa, por qué ahora

Conocí VOLT Europa hace medio año, aproximadamente. No fue una sorpresa leer que su mapeo de políticas es tan afín a mi forma de pensar. VOLT Europa es panEuropeo, al igual que muchos de sus miembros que crecieron, viajaron, estudiaron y conocieron Europa. Soy uno más de ese grupo cuya historia personal va unida a infinitas noches en autobuses o trenes que cruzan países, amigos de muchos rincones de Europa, y de sentir que Europa somos nosotros, no algo que está en Bruselas. Cuando viví en EEUU sentí la aspiración del “sueño americano”, pero también me di cuenta de que el “sueño europeo” es aún más inclusivo, más diverso, y dependiente de una estructura que el programa de VOLT Europa defiende en sus valores más fundamentales.

¿Por qué ahora? Porque nos jugamos mucho en estas elecciones europeas. El populismo y la polarización, los mercaderes del miedo y el odio, la corrupción y la baja confianza en los políticos y la política son muy graves desafíos. No sólo por su naturaleza negativa, sino porque están consiguiendo atraer a más y más gente, y tenemos que entender por qué. Corremos el riesgo no sólo de no poder continuar el ritmo de mejoras que tenemos, sino que podríamos dar marcha atrás al reloj del progreso. Brexit es sólo uno de los pasos atrás, pero también tenemos las promesas retrógradas anti-Europeas, aquí en España y en otros países de Europa. Más aún, no sólo tenemos desafíos internos. El cambio climático, la automatización de muchos empleos, o la crisis de refugiados a la que se enfrenta el mundo en general nos pondrán a prueba como unión. Necesitaremos un sólido programa y un buen equipo. Creo honestamente que VOLT Europa es parte de la solución que necesitamos.

La política en democracia es un poderoso mecanismo para mejorar una sociedad. Necesita el apoyo y la confianza de quien luego trabajará por todos. Mi historia personal se ha beneficiado del buen trabajo de los que crearon este sistema que me permitió perseguir mis sueños. Llega mi hora de trabajar para intentar mejorarlo aún más, y no encuentro otra forma mejor, que hacerlo a través de VOLT Europa y el magnífico equipo que lo forma.

Cómo podéis ayudarme?

  • Si sois votantes a las primarias, vuestro voto el próximo Lunes es crucial. Además, si compartís este enlace podemos ayudar a dar a conocer esta campaña, y nuestra apuesta europea.

  • Si conocéis o colaboráis con VOLT Europa, necesito vuestro consejo, opinión, y críticas. Compartid mi candidatura si os gusta, sobre a los votantes de las primarias :)

  • Si no conocéis VOLT Europa, es una oportunidad fantástica para contaros nuestra apuesta pro-Europea. Apuntaros a VOLT Europa, compartir su mensaje, y nuestra apuesta.

“Non vi, sed saepe cadendo” No de golpe, sino poco a poco. El camino es largo, y difícil. Pero merece la pena si vamos juntos.

Gracias.

Congreso Roma Marzo 2019 Congreso de Roma, Marzo 2019. (Soy segundo atrás por la izquierda 😀 )